El hombre se pasa la vida buscando » algo » en potencia, aunque no somos muchas veces conscientes de ello…
Cada uno busca de una manera particular, unos buscan a través de la materia y otros a través del espíritu/alma.
Unos piensan que a través de la materia. el dinero, posición social, placer físico, encontrarán la satisfacción y la felicidad. Otros piensan, los menos aun que a través del corazón, del sentimiento más profundo  de servicio encontraran la felicidad y la paz, la verdad es que las dos opciones son incompletas, porque en ambas formas nos olvidamos de Ser…


El verdadero Buscador es aquel que unifica, es aquel que se encuentra a sí mismo más allá de la forma, y es capaz de atravesar su propio corazón a través del autoamor por sí mismo y por los demás…, es aquel que no conoce separación, ni distancia, ni excusa o justificación para dejar de Ser… Es aquel que no entrega su Poder a otro, a las reglas, a la sociedad o a cualquier control de ningún tipo

El verdadero Buscador integró todas las búsquedas, aprendió a buscar todas las preguntas y respuestas en su interior, llegó a la conclusión de que cada pregunta, cada respuesta se originó dentro de él..., allí está la clave del conocimiento que libera todas sus creencias, conceptos, pensamientos e ideas. El sabe que cualquier obstáculo nace primero en su interior y después es proyectado al exterior. Que toda distracción y traba que aparece en su vida es fruto de sus miedos, dudas, costumbres y reglas autoimpuestas por el mismo consciente o inconscientemente…

El verdadero Buscador conoce Quién Es…, conoce sus límites, sus hábitos, sus habilidades y sobre todo aprendió a conocer los movimientos de la vida, para utilizarlos a su favor para su mayor y el mayor bien de todos.


Cuando el Buscador deja de buscar, encontró su Lugar, aprendió a fluir con la vida y a no ser nada más que Vida, no tiene nombre, identidad personal o diferencia. El ordenó su vida, entendió que cada circunstancia, distracción o actitud que  asumÍa era para reconocer donde debía ordenar, aclarar y cambiar. El integró su búsqueda y la búsqueda Es Él...él comprendió y supo que la búsqueda está dentro suyo y dejó de buscar fuera…
Encontró que en su interior está toda la sabiduría, conocimiento y Poder que buscó fuera…, integró todas sus diferencias e identidades con el mundo, la sociedad y la vida. Asumió sus habilidades y capacidades sin miedo a nada fuera de él…
Encontró la felicidad más allá de este mundo, este cuerpo y esta vida…
Él es Pleno…, no necesita nada más que buscar fuera, nada que encontrar en el exterior, nada que conocer que no sea él.


El Buscador consciente es ejemplar porque sabe donde buscar, donde mirar y donde desea que le lleve esa búsqueda consciente. El buscador inconsciente, no sabe que busca, no sabe qué carencia atender, como se origina esa falta, él da palos de ciego. Todos podemos ser buscadores conscientes…, sólo debemos prestar atención allí donde las cosas no funcionan, para ver donde debemos cambiar y gestionar de forma diferente.


Cuándo el Buscador dejó de buscar, su búsqueda se acortó a su interior y desde allí la búsqueda es mucho más fácil, sólo necesitas amarte… con todas las diferencias y ser feliz con ellas más allá de una realidad aparente,El Buscador no teme, no pregunta, aprende a no reaccionar en el exterior, si no a buscar la reacción en su interior para integrar la naturaleza de sus emociones y sentimientos. A sin el va moldeando su conducta, sus costumbres, sus hábitos adquiridos conscientes e  inconscientemente. Hasta que llega un momento en el que admite que… toda reacción está basada en desacuerdos entre su vida interior y exterior, es decir, en una interacción no equilibrada entre ambas realidades, él no es coherente con su Ser más profundo, se deja arrastrar por ideas, conceptos o pensamientos que no comparte totalmente o parcialmente.

El Buscador aprendió a amarse y respetarse por encima de todo, sin importar apariencia, circunstancia o creencia externa a él. El dejó de buscar fuera para conocerse a sí mismo…