Ser feliz no es para mañana, no podemos sentarnos a esperar ser feliz mañana, es hoy cuando tengo la responsabilidad de experimentarla, no hay un mañana para ser feliz con lo que tengo, porque sin felicidad la vida es un peso, una quimera,….
Todos buscamos la felicidad, pero

¿ Qué es realmente la felicidad?, el diccionario dice:  “aquella cosa, circunstancia o suceso que produce ese estado”. Es decir es un Estado, una forma de Estar y Ser…, la dificultad está en que esperamos que ese estado la produzca algo, una circunstancia o suceso fuera de nosotros, esperamos que algo distinto a nosotros nos haga felices, asi dificilmente lograremos una felicidad duradera, las cosas vienen y van.


Nos centramos demasiado en lo exterior,  nuestros deseos, necesidades y circunstancias, le damos todo nuestro poder al exterior, dejamos de confiar en nosotros mismos y en la vida… 


Perdimos la confianza, la paciencia y  la certeza de saber que pase lo que pase somos camaleones capaces de adaptarnos, cambiar y de que las cosas cambian con nosotros. Dejado que la desesperanza, el miedo, la duda, la inseguridad y el desasosiego nos rodean, nos invadan y nos roben nuestro equilibrio y confianza.


Muchas veces en la vida las cosas no resultan como nos la imaginamos o esperamos, esto nos hace vulnerables, flaquear, temer y perder la confianza, la alegría y la autonomía de sentir más allá de la limitación, la falta y las circunstancias.


La felicidad basada en la adquisición de algo, o en la realización de algún deseo es efímera, es fugaz, no puede durar, se nos va la vida esperando, deseando, y nos olvidamos de vivir y  sentir todo lo que tenemos, olvidamos vivir cada momento, cada segundo de nuestras vidas, como si fuera el ultimo.

 

La verdadera felicidad es un Estado interior, ajeno a las circunstancias, es una forma de vida creada desde el aqui y el ahora, sin proyecciones, ni temores. El hombre despieto reconoce su Raíz, su esencia, su ser, y desde aqui la felicidad es indiscutible, la realidad es fruto de su consciencia, de su conocimiento consciente; el vive rodeado de necesidades físicas, mentales, sociales, etc., pero no se identifica con ellas…

                                                                                    
La felicidad no se puede basar en un sentimiento de tener, poseer, saber,sino Vivir, Ser y sentirse completo, sea cual sea la apariencia. El universo nos envia aquello con lo que resonamos, pensamos, creemos.

                                                                                         
La carencia acarrea más carencia, la supervivencia trae más de lo mismo, cambiando los patrones de pensamientos y creencias grabados en nuestro subconsciente,  la vida cambia…


La felicidad es un estado de aceptación, confianza, seguridad y  optimismo, desde donde todo es Posible…

Nada tememos y nada nos llevemos cuando dejemos esta realidad. 


La felicidad no esta fuera de nosotros, en las circunstancias, condiciones o hechos, sino, en asumir nuestra capacidad de crecimiento, superacion y confianza, en nuestra capacidad de aceptar cada circunstancia para enseñarnos algo, donde somos consciente de nuestra naturaleza creadora y sanadora.

Ser feliz es saberte soberano de tu  realidad, tenemos el poder de  cambiar aquello que no nos gusta.


Ser feliz es aceptarte tal como eres, aceptar tu vida tal cuál es, y si hay algo que desees modificar actúa en consecuencia sin quejas, dudas, recriminación, pregunta o miedo. Acepta todo tal cual es, esto no quiere decir que todo sea perfecto sino que confías y  sabes que todo aquello que no te gusta o no está en armonía contigo, sirve para un propósito que aún no consigues saber…

 

Cuando eres feliz interior, conoces la libertad de Ser sin ataduras, sin apegos, sin miedo, ni condición.

No podemos perder la vida quejándonos, lamentando-nos, yendo de víctimas por la vida sin rumbo, ni norte. Debemos centrarnos en lo que somos más allá de la forma, de una personalidad, o de tu propia idea sobre ti mismos…


La vida es muy hermosa para desperdiciarla lamentandonos y sin saber vivir la. Vivir es Ser íntegro para contigo mismos, no importa que piensen los demás, que digan o que hagan los otros, lo importante es ser feliz tú, más allá de las apariencia y de tu creencia de quien eres tu.

La felicidad no es una opcion, sino la unica op0cion…, la opinión de otros solo es eso, Nada que venga del exterior nos puede devolver nuestra integridad, nuestra lealtad y el amor para con nosotros, nada es más real que nuestra fidelidad, nuestra dedicación y entrega a descubrir quienes somos…; aqui esta nuestra dicha, nuestra plenitud y la felicidad que nada ni nadie nos puede arrebatar…, 

Aqui yo me sacio, me libero y libero todo lo que no soy, en este espacio no me muevo, desde aquí veo llegar todo lo que debe llegar con confianza, amor y paz…