George washington Carver dijo: “ el noventa y nueve por ciento de los fracasos vienen de personas habituadas a dar excusas”.


El hombre se ha dejado vencer, convencer y aceptar que el éxito es sólo producto de unos pocos, de algunos que nacieron con estrella, y los demás hemos nacido estrellados, no somos capaces de conquistar el éxito.


El ser humano es grande, creativo y poderoso, pero permitimos que las circunstancias, la costumbre, el desánimo, el tiempo y el mundo sean quienes manejan nuestra vida. A veces la vida es una carrera de obstáculos y una carrera contra nosotros mismos, contra nuestra sabiduría y evolucion; negamos aquello que realmente nos motiva, nos llena, nos hace felices, creemos muchas veces que los demas saben más de nosotros o que ellos son mejores, damos nuestro poder a los demás, a sus creaciones, a sus formas de pensar, sentir y hacer, nos volvemos tímidos, inseguros, desconfiados, nerviosos, nos dejamos arrastrar hasta su terreno, hacia donde ellos  nos quieren llevar. Esta no es la manera de crecer, aprender, evolucionar, cada uno debe encontrar su camino, y sólo lo puede encontrar él, que además es siempre un camino único y que no depende jamás de lo que otro haga o deje de hacer,diga o piense, sino de lo que nosotros sentimos, pensamos, hacemos y cómo lo queremos expresar.


No podemos asumir nuestras decepciones o errores como excusa para justificarnos ante el fracaso…, ni acostumbrarnos a utilizar pretextos que nos liberen de la responsabilidad de hacer aquello que deseamos y estamos preparados.


La vida es un lugar de experiencia, un lugar para experimentar desde la creación, en cualquier área de nuestra vida. No hay fracasos, no hay errores, hay experiencia y aprendizajes sean del tipo que sean…


Cada experiencia es un aprendizaje, una creación que debemos asumir, asimilar e integrar como parte de nuestra vida, sin trauma, sin decepción o fracaso, tras cada movimiento de la vida crecemos…, no nos podemos detener ante las emociones inferiores, todo lo contrario, aprender de ellas, crecer y seguir adelantes, desde la confianza.

                                                                                         
La confianza, la seguridad, y la entrega sin miedo, ni reservas, acaba con cualquier idea de fracaso…

La seguridad en nosotros mismos, en quienes somos, en lo que queremos más allá de cualquier circunstancia, obstáculo o dificultad nos lleva al Éxito…, sin importar cuánto tiempo nos lleve, cuántas veces nos equivoquemos, o lo que puedan pensar o decir los demás.
No existe el error, ni el fracaso si tu no lo sientes como tal, se trata de cambiar la percepción, el enfoque.

El pasado no existe, los errores tampoco, sólo son observaciones de un comportamiento, de una experiencia a los que ponemos un juicio, sin ver aquello que estaba en nuestro interior y que nos mostró ese Resultado…


Atribuimos error con la falta de consecución de un objetivo, y si ese objetivo no fuese realmente aquello que nos lleva al mejor lugar, a la mejor solución, para nosotros.


Aceptemos cada vivencia, cada acto y consecuencia como algo que está más allá de lo que sabemos y conocemos y que siempre hay un origen más profundo y más positivo de todo, que en muchas ocasiones se escapa de nuestro control o entendimiento.


No importa que nos sucedió, sino cómo nos afecta…, como nos lo tomamos y cómo reaccionamos ante ellos, si nos sentimos culpables, nos machacamos y reprochamos, de esta manera ningún éxito es posible…, ningún objetivo vamos a conseguir, porque habrá más retos, más experiencias que superar…


No podemos dejarnos vencer por el desánimo, por nada ni por nadie…, nada ni nadie es dueño de nuestra vida, de nuestras elecciones y de sus consecuencias. Sólo nosotros somos las artífices de nuestra vida y sólo nosotros podemos cambiar cualquier resultado que se produzca, a través del esfuerzo, la perseverancia y la paciencia…Esta es la clave para el Éxito sea en el aspecto que sea, sea en la actividad  que sea.

Si algo no te gusta, toma las riendas de tu vida y Cámbialas…, desde la confianza interior de que eres capaz de producir el Resultado buscado…, no mires el tiempo, no mires el camino que te llevó allí, céntrate en el mejor Resultado, sin importar el camino.



Nada sin importar que sea, tiene la suficiente importancia para que dejes de amarte a ti mismo, para que pierdas la confianza en ti, en tu ser y en la vida. La vida es maravillosa, para desperdiciarla compadeciéndose, quejándonos y viviendo desde un sentimiento de pérdida, culpabilidad, rencor, dolor por aquello que se quedó en el camino, o que no hemos logrado aún. Trabaja por aquello que eres, que sientes, por aquello que te hace crecer, ser auténtico y feliz…


Pero nada fuera de ti es más importante, sino aquello que llevás en tu interior…, aquello que está en tu corazón y que es verdaderamente tu Esencia, tu Verdad y tu Paz…, más allá de cualquier adquisición, posesión y éxito…

El verdadero éxito está en la conquista de quienes Somos… más allá de la forma, la apariencia y un mundo externo fuera de nosotros.


Tu eres el éxito pase lo que pase…, porque tu eres la vida y ella te pertenece…, tú eres el triunfo de tu Ser, de tu Verdad y de tu vida si tu así lo decides…., no dejes que nada de este mundo te robe el Don de tu vida…, el Don de la gracia, de estar más allá de todo aquello que te limita, qué te hace pequeño y sentirte perdido.

Confía en ti pase lo que pase, no pierdas jamás tu alegría, tu voluntad para trabajar por aquello que quieres y con lo que disfrutas, sólo tú puedes conseguirlo, sólo tú eres capaz, sólo tú tienes el poder para conseguirlo…

Ánimo y pase lo que pase…, no desistas, eres grande y nadie más que tú puede hacer aquello para lo que viniste a hacer.