El hombre ha crecido, evolucionado y aprendido desde creencias, conceptos, ideas y reglas. Este ha sido el mundo que hemos conocido y que creímos que era la única manera de vivir.

La verdad es que el ser humano no ha sido consciente, ha estado dormido y perdido, lejos de la verdadera y única verdad. Creímos que éramos insignificantes, que no podíamos vivir más que desde el control, desde reglas y leyes que nos decían que estaba bien o no, nos decían cómo y cuándo debíamos actuar, que éramos y cómo debíamos ser y hacer, hasta dónde podíamos llegar y sobre todo no podíamos sobresalir, no podíamos destacar porque entonces eras objeto de burlas o discriminación.


El ser humano aprendio desde los límites, barreras, miedos, control y apegos que es la forma de crear dependencia y vulnerabilidad, llegó el tiempo de atravesar barreras, límites, dependencias y el control.

El hombre es mucho más que las creencias, hábitos y dependencias que lo manejan, podemos elegir dónde queremos ir y discernir qué somos mucho más que  conceptos, miedos y reglas.

Creer y Ser son incompatibles…, si crees no eres, si eres no crees. Las  creencias son patrones limitantes de energia que manejan nuestra vida y pueden afectar cualquier area de nuestra vida: afectiva, mental, fisica, económica, social, personal y que no nos permiten expandirnos.


Estas creencias tienen diferente origen, pueden ser  auto-generadas por nosotros mismos, por ideas y conceptos que tomamos como nuestros y que nos producen bloqueos internos, que no nos permiten ir más allá de ellos, arrastrándonos a patrones de conductas restrictivos y opresivos.

Otro tipo de creencias son aquellas proyecciones de los demás a las que le damos poder y que asumimos como reales y nuestras. Algunas creencias son  heredadas de nuestros ancestros a través del tiempo, quedando grabado en nuestra psique; existen creencias inconscientes grabadas en la sociedad, el colectivo que dieron cuerpo a un  egregor que tomó poder y control sobre los individuos.

MAS ALLA DE LOS MITOS ESTAS TU.

La verdad ,es que ninguna creencia nos ayuda a ser libres, para que una creencia nos apoye debemos basar-la en un sentir profundo y debe ir más allá de lo convencional, más allá de la forma, debe estar basada en el sentir desde el corazón sin basarnos en pensamientos o voces que no vengan de lo profundo de nuestro ser interior, allí donde no hay voces que apagar, allí donde está la verdad de lo que somos, no en una forma, no en un conocimiento prescrito, sino en el conocimiento de saberte quién eres sin forma, sin espacio y sin separación. Allí donde eres… sin creencias, pensamientos, ideas y conceptos.


Hay un lugar que no es un lugar, hay un espacio que no es espacio, hay una verdad que no es verdad, sino la Verdad Intrínseca  ajena a la forma, el espacio y el tiempo y que nos hace Ser desde la libertad de sabernos ingenieros y arquitectos de nuestra existencia. Ser es la forma, la Verdad, la Vida y la única salida del hombre…, sin importar cuándo, cómo o dónde…, ésta es la esencia que somos y que en algún momento de nuestra existencia veremos, sentiremos y viviremos no en esta forma sino en cualquier forma, como en ninguna forma…


Las creencias ya no nos sirven, ya no funcionan en esta nueva matriz, los patrones de comportamientos, las antiguas reglas, pensamientos, conceptos ya no sirven, ya no funcionan, dejó de tener el poder, el control, la autoridad. La matriz ha cambiado, no somos los mismos, no funcionan las mismas cosas, nada es igual y van a seguir cambiando por mucho tiempo…; debemos volver a nuestro verdadero Hogar, al origen de lo que somos, al origen del Ser, al origen de mi Verdad…


Ninguna creencia, regla o límite debe impedir alcanzar nuestra maestría, nuestra verdad y nuestra esencia. Vayamos más allá de lo conocido, des- articulemos nuestras conductas, nuestros comportamientos, nuestros patrones que durante tantísimo tiempo nos tuvo enjaulados y reprimidos. Podemos reeducar nuestra mente, nuestro cerebro, nuestro ego o personalidad, que durante tanto tiempo nos impidió abarcar nuestra esencia y ser.




Asociamos la mente con las emociones, esto hizo que le diéramos todo el poder a” la loca de la casa “ ( la mente ), las emociones alimentan los pensamientos, pero estas emociones son creadas por la personalidad o ego, no por el Ser, el ser está más allá de las sensaciones, el Ser es un Estado natural de vivir o no vivir porque Él es y está siempre sólo hay que encontrarlo, liberando los límites, los velos que creamos y a la vez sirviendo al corazón de lo que somos. Es hora de devolver cada cosa a su lugar…, es decir, al césar lo que es del cesar.
Para Ser necesitamos vivir desde el corazón, ahí está la única creencia que no es creencia sino la Certeza…, Evidencia…, la Transparencia, Inocencia, Conocimiento y Verdad del Ser.


La vida es una ruleta, todo debe volver al origen…, a donde surgió, de donde se originóy formó. Llegó el tiempo de la Victoria…, el tiempo de la transformación, la transmutación y regeneración de todo aquello que no fuimos capaces de ver, sentir o Experimentar. Es hora de volver al origen, es hora de girar la ruleta para empezar el regreso a la Casa del Padre, a la Morada del Padre.